Archivo del sitio

Las cosas no salieron como esperaba

Cuando era una cachorra, una adolescente con miles de sueños y planes, e imaginaba cosas… vale, realmente, aunque nada ha ido como esperaba, no significa que me haya ido mal, al contrario, me ha ido muy bien.

Pero no como esperaba, mi concepto del “amor romántico” (o de la vida en general).

Juegos de miradas, noches entre abrazos, encuentros furtivos, desayunos en la cama, llamadas a medianoche, … uf! Una lista interminable. No llegaron nunca.

Más en mi twitter @minitah.

¿Te gustaría ser inmortal?

¿Te gustaría ser inmortal? ¿vivir para siempre? ¿cuánto crees que logrará la ciencia alargar la vida humana? Eso nos preguntaron en la facultad el año pasado y yo contesté: pues depende, ¿no? si es para vivirla en plan Bill Compton (TrueBlood) o hermanos Salvatore (The Vampire Diaries), estancados en unos 20-30 años, genial. Pero ¿ser inmortal a partir de los 80 y con muchos achaques?

Hay dos formas de morir, o dos barreras que habría que superar para vivir eternamente:

  • La muerte celular. Las células se dividen un número de veces, tienen una muerte programada. Una vez alcanzan el tope, se “suicidan”. Sin contar que hay células que no se dividen nunca, como las neuronas. Es lo que pasa cuando alguien mayor, sin ninguna enfermedad, muere y se dice “que ha muerto de viejo”.
  • Un accidente fortuito o enfermedad. Un accidente de coche, un infarto, un cáncer,… [más ejemplos].

La segunda forma es difícil de salvar. Tal vez la medicina avance mucho como para curar todas las enfermedades del mundo (que lo dudo), pero hacerte volver a la vida una vez has volado por los aires, está difícil. Pero bueno ¡QUE NO DECAIGA EL ÁNIMO! ¡aún nos queda solucionar lo de la muerte celular! Pues para eso a la ciencia se le ocurrió la genial idea de “romperle” el contador a las células, ¡que se dividan cuanto quieran! y lo consiguieron, pero… ¿y las células cancerígenas? si ya suelen dividirse sin control, pues imaginad si ya le das rienda suelta a que se dividan cuanto quieran, fiuuu!! Así que hay que olvidar esa solución, por ahora…

¡Ahí lo dejo!