Archivo del sitio

Las caras de Bélmez

Este año y medio que he estado sin bloggear, he viajado, leído, visto, comentado, escuchado,… mucho! Para el puente de la Constitución del año pasado, me fui a pasar unos días a Andalucía, a Jaén. Y ya que estaba allí y de ver sitios preciosos, gente agradable, saborear comida estupenda y demás, aproveché para visitar el pueblo de mi padre, Beas de Segura, donde veraneaba de pequeña y también, visitar “las caras de Bélmez”!!

No lo teníamos planeado, pero nos pillaba cerca, era un día lluvioso y no teníamos planes para ese día. Así que para Bélmez de la Moraleda.

Más que por el fenómeno paranormal, fui porque es algo curioso, que ha tenido mucha trascendencia, se ha hablado e investigado mucho el tema, es historia, estaba cerca y era una oportunidad única. Dicen que las caras se están borrando desde que murió la mujer y no sabía cuando iba a volver a la zona.

Yo no soy nadie para juzgar, ni para decir que son, ni que no son (y eso que las he visto, hay gente que opina sin salir de su casa, y en esta vida hay que opinar menos y escuchar/ver más). Pero quiero contar lo que vi, lo que viví, como lo viví.

En el pueblo están acostumbradísimos a que curiosos y morbosos vayan a preguntar. Cuando pregunté por donde quedaba me dijeron que cuáles quería ver, las originales o las de las hermanas… las originales, que en varios sitios he oído que las de las hermanas son manchas de aceite. Aunque las hermanas lo tenían muy bien montado, cartelitos por todas partes, a ordenador, plastificados. En cambio las originales eran más carteles a mano, pocos y tal. Llegamos y hay un cartel de horario de visita, eran las 13 y poco, cerraban a las 14h. Me sorprendió que tuvieran un horario pero también es lógico, esa pobre gente vive y duerme allí, tendrán que descansar.

Llamo a la puerta que está entornada, nada que venimos a ver las caras y están los dos hijos de la difunta. Desde el sofá y con un palo nos hace un tour y nos explica un poco como fueron apareciendo, las veces que han picado sobre ellas, otras que se las han llevado para investigar,… yo los vi personas muy muy humildes y hospitalarias, para nada me pareció que cerradas las puertas se pusieran ahí a darle a las bellas artes. En ningún momento nos pidieron dinero, aunque sabía que aceptaban la voluntad y qué menos!! si yo tuviera las puertas de mi casa abiertas cobraría entrada, sólo por las molestias! Creo que no pusimos más de 3€ por cabeza y no nos pusieron mala cara ni nada, sé que es poco, pero la crisis está muy mala y a ellos eso les ha salido gratis, jaja!

Fueron muy muy amables. Decían varios carteles que no se podían hacer fotos, pero me dijeron que podía hacerlas sin ningún problema.

Y la gente me pregunta: ¿las caras, se ven y eso? pues vamos a ver, hay 2 que se ven muy muy bien, incluso tienen una que picaron del suelo y la pusieron en la pared bajo un cristal, y me dijeron que poco a poco, solita se estaba desplazando al suelo de nuevo, qué yuyu!! y las otras pues, algunas más y otras menos te tienes que fijar mucho o te lo tienen que decir. Y luego hay un montón que podemos ver cualquiera en nuestra casa si estamos más de una hora mirando el gotelé (como estudiante he de decir que a veces he visto formas en mi gotelé :P)

También les pregunté si no les daba miedo vivir allí. Y me dijeron que al principio mucho mucho, pero que poco a poco y como no les hacían daño se acostumbraron a aquello.

Pero hay algo que NADIE cuenta y es el pueblo en sí. Porque me preguntan si me dio miedo estar allí, no, me pareció curioso, pero cuando de verdad pasamos miedo fue al intentar salir del pueblo, eso sí que merece un reportaje, como te metas con el coche sin querer, es que no tienes salida! un chico muy amable se acercó y le dije con cara de pena: “por favor, sácanos de aquí“, ya cuando nuestro coche echaba humo, le enterneció mi carita y nos fue dando instrucciones porque nos habíamos quedado atascados en una calle diminuta y no había forma de salir, quemamos el embrague!! (olor que se conocen mucho los habitantes de la zona, jaja! embrague quemado de turista). Las fotos que saqué [aquí]

El podcast de Milenio 3

iker jiménez¡Me he enganchado! durante mucho tiempo me negué a escucharlo, estaba más sensible, me daba mucho miedo, pero la vida son distintas etapas y ahora lo disfruto mucho (también dicen que ahora da menos miedo que antes). Sólo estoy suscrita a ese podcast. No me imaginaba que me ayudaría tanto cuando me operaron en mayo, a aguantar las horas de guardar reposo, o las noches de insomnio. ¡Y me encanta la voz de Iker! ❤ y Antonio Piñero, soy su fan namber guan!

Si es que esto de los podcasts son todo un inventazo (aunque sea informática estas cosas me siguen pareciendo magia, jaja!), porque no me puedo quedar a esas horas los sábados a escucharlo, pero en mi iPod lo tengo a la carta. Lo que me falta dominar aún es como me descargo desde iTunes capítulos viejunos viejunos, de las primeras temporadas =/

Pero realmente he escrito esta entrada, porque el sábado pasado pusieron la reposición de un programa de “la España negra”, y empezaron con este “poema” escrito en una pared que me dejó un poco… prestad atención, porque… bueno, prestad atención 😛

Le has amasado pan de ternura
pan de ternura
pan de dolor
de tu reposo
de tu sudor
de tu demencia
de tu cordura
tu vida ha sido la levadura
con la constancia del soñador
le has amasado pan de ternura
pan de ternura
pan de dolor

¿Quién podría escribir algo así? parece obra de un enfermo mental ¿qué pensáis?

Ah! por cierto, aunque no es que me haya matado a currar, hoy me ha cundido el día 😉 me he portao!