Archivo del sitio

¿Minimalista? II

Ayer la revisión de examen de bioestadística empezó un poco tensa. La profesora pensó incluso que mi intención era hostil, o lo que es lo mismo, partirle la cara! jaja! pero que va, todo lo contrario, estaba nerviosa, mi no entender porque tenía un 1’5 en el examen práctico =/ (el teórico, tengo que decir para mi defensa que estaba aprobado).

Entonces empecé a ver. En primer lugar el primer ejercicio que era una chu-mi-na-da, y estaba hecho PERFECTO, me había puesto sólo el 50% de la nota, porque decía que ella quería ver tablas y explicaciones. Yo le dije que el otro profe, su marido, me había autorizado a hacerlo así y que si no quería dar tablas ni explicaciones era un riesgo que corría y que si me había salido bien, ¿por qué sólo me puntuaba el 50%? Y así entre unas cosas y otras, restando de aquí, restando de allí, por chuminadas de esas, me quedé con esa nota. Ah! y un ejercicio que no estaba corregido! Y yo que pensaba que ser concisa me iba a dar mayor puntuación… hay profes que no quieren que les cuentes tu vida!

Cada profe tiene sus manías. Tuve uno que exigía que los decimales salieran exactos, ¿cómo se hace eso? con un buen uso de las memorias de la calculadora, la función ANS, la tecla inversa, paréntesis, dejando variables hasta el cálculo final y demás fauna. Y es una chuminada, pero yo entiendo que son cosas de cada profesor. Así que si quieren tablas las van a tener!!

Pero al final ya fue la risa, porque le dije:

  • “M, he trabajado mucho y un 1’5 me deja muy chof psicológicamente, suspéndeme que me lo merezco, pero ponme un poquito más” jaja!
  • “venga, ¿cuánto quieres?”
  • “¿qué menos que un 3 no??” para mi sacar menos de un 2 es un trauma mu grande, MUUU GRANDEEE!!

Y me puso un 3’5, jaja!

Si es que hablando se entiende la gente y con un poco de buen humor, las cosas se suavizan bastante 😉 Y luego la charla dio más de si, me enseñó unas fotos de unos niños que tenía como apadrinados en Perú (escribe poesía y lo que se saca de la venta de los libros lo dona) y hablamos de otras cosas… a veces una buena tutoría con un/a profe puede ser muy gratificante 😀

Anuncios

¿Hay un informático en la sala?

Eso suplicaba un profesor, ayuda de un informático escondido entre sus alumnos… y yo generalmente paso. Que me gusta ayudar y todo eso, pero la experiencia me dice que:

  • Se piensan que tienes una varita mágica que lo soluciona todo con un click
  • Posiblemente lo tengan roto, toques algo y luego te echen la culpa a ti
  • Y luego no te reconocen para nada el favor, ni agradecío ni pagao

Así que me hago la sueca. Mis compañeros están avisados, como digan que yo puedo, fuera nos vemos las caras, jaja!

Pero ya me estaba dando tanta pena, es que ya no era una petición, era un lamento que ya se alargaba durante 20 minutos: “un informático… por favor, por favoooor“. Así que me levanté, caminé a la tarima, me subí y mis compañeros, que tienen muchas ganas de guasa, empezaron a aplaudir. No podía despreciar todo ese cariño (y que de payasa tengo un rato largo), así que detuve mi marcha, alcé mi mano y saludé al público, que empezó a aplaudir con más intensidad, enfervorecidos, gritando mi nombre, piropos, “quiero un hijo tuyo“, … bueno bueno!!

Me acerco al profe, le pregunto que sucede y me dice en la oreja que quiere añadir una línea a la hoja de cálculo. En 2 clicks soluciono el problema. Mis compañeros piensan que soy una hacker de las chungas y vuelven a aplaudir mientras me bajo de la tarima y vuelvo a mi sitio.

Y con estas pequeñas chorradas, se van haciendo más amenos los días en la universidad xD